A mí también me duele el alma

A mí también me duele el alma. Yolanda Morales Pereira

«Me entenderás… cuando te duela el alma como a mí».

Frida Kahlo.

Decirte que puedes es fácil, poder es diferente. Si, ya lo sé, hay ocasiones en que la vida se complica, en las que no encontramos salida. Y en esos momentos que alguien te recuerde tu poder es como recibir una gran patada. 

Porque sinceramente, tanto tú como yo, cuando creemos que no podemos es que de verdad no podemos. Porque a lo mejor, es que nos hace falta caernos y estar tirados por los suelos para sentirnos débiles con nuestro dolor. Quizás el camino sea abrazar nuestra vulnerabilidad, quizás podamos darle la mano a nuestra debilidad. 

¿Sabes? A mí también me duele el alma, yo también me hundo en la inmensidad del vacío que tanto pánico da. A veces, me escondo porque el miedo me hace huir y no afrontar las decisiones.

Abrazando mi vulnerabilidad

Yo que tan valiente y poderosa parezco, hay momentos en los que me derrumbo, en los que me parto en tantos pedacitos que ni yo misma sé si me podré recomponer en algún momento.

Así que hoy, he decidido quedarme aquí sentada, en el andén, siendo consciente de que un tren se ha marchado y de que tarde o temprano, otro pasará y me llevará a algún lugar desconocido.

Hoy quiero dejar un espacio a mi dolor y a mi miedo. Quiero reconocer esta incapacidad que muchas veces me grita y a la que a veces me niego a escuchar. Hoy reconozco que hay momentos en los que siento que no puedo, que no me siento con fuerzas y que ni siquiera sé cómo podré salir adelante.

No te voy a decir que tú puedes o que tomes las riendas, porque las mías hay días en que se vuelven esquivas. Porque en el atardecer de la vida tenemos la oportunidad de reconocer que nuestras alas están rotas y que necesitan tiempo para que puedan cicatrizar sus heridas.

Hoy no voy a recordarte que puedes, porque sabes que puedes y porque no necesitas a nadie que te lo recuerde. Y si al igual que yo crees en alguna ocasión que no puedes, no escuches a quienes te dicen que te levantes, que puedes conseguirlo… quédate tirado, lamentándote y cuando te canses, sólo cuando de verdad te des cuenta de lo cansado que es esto de sufrir, entonces comienza a caminar.

Aunque el camino se hace a cada paso que das, recuerda que no pasa nada porque decidas detenerte para retomar fuerzas. Clic para tuitear

 



Te invito a que abraces tu vulnerabilidad y a que no huyas de tu propio dolor. Puede que haya momentos en que no encuentres razones, puede que vivir duela el alma, pero aún así recuerda siempre que la vida es lo único que tienes.

 

¡Comparte esta entrada!

7 Comments

  1. las pruebas de laura dice:

    hola!!
    qué frase más potente de Frida para empezar a leer, me mola. ay que pena o tristeza este dolor, espero que estés mejor. yo la verdad que los ánimos me ayudan, hay veces que necesitas un pequeño empujoncito para no hundirte mas y comerte lo que venga y poder pasar página, pero claro está que ha de ser uno mismo el que de el paso y comience a andar como bien dices cuando estés cansado de sufrir. hay días mejores y otros peores y días que estamos también peor. me quedo con tu final la vuda es lo unico que tenemos y añadiría que solo tenemos una para vivirla.
    besos.

    • Gracias Laura por tu comentario, la verdad es que después de haber pasado una época muy complicada de salud, de haber acompañado a mi madre en el hospital durante 6 meses y que al final ha terminado con su fallecimiento, creo que lo humano es dejar espacio a mi dolor. Creo que abrazar nuestra vulnerabilidad y darnos permiso para sentir es un paso para sanar que es muy importe.

  2. Marie dice:

    Me encanta Frida, tiene frases con una gran fuerza como la que has elegido para comenzar la entrada de hoy.
    Que por cierto, es muy certera, parece que hoy tenemos que ver todo de forma positiva y no se nos da tregua cuando caemos ni para coger impulso y aunque no debemos recrearnos en el dolor, si que debemos tomarnos un tiempo para saber que nos ha llevado ahí y resurgir de nuestras cenizas con más fuerza. Un abrazo

    • Pues sí Marie, las frases de Frida tienen una fuerza desgarradora, es como si te arañara el alma con sus palabras… Estoy contigo en que es necesario tener un tiempo para nosotras, para acoger nuestro dolor y nuestra tristeza porque sin duda son grandes compañeros de camino. Gracias por tu aportación. Un abrazo.

  3. Mi meta, tu salud. Carolina dice:

    ¡Hola!
    Este post me ha hecho recordar lo que antaño nos decía una profe de psicología, «el ser vulnerables ayuda a sanar».
    Normalmente se asocia la palabra con la debilidad, cuando en realidad es una gran fortaleza de la humanidad, porque es un proceso que nos permite ir sanando, ir evolucionando, ir creciendo.
    Obvio que el ser humano prefiere evitar el dolor, por lo que tiende a endurecerse o lo intenta al menos, pero llegar a ese estado creo que solo hará que nos paralicemos.
    Así que abrirnos y sobre todo aceptarnos, siempre será el mejor camino para nuestra felicidad.
    Besotes

  4. Estoy contigo Carolina en que el ser vulnerables nos ayuda a sanar. Hay momentos en que volver a nosotras es el único camino para sanar y para crecer como seres humanos. Muchas gracias por tu estupenda reflexión.

  5. Paula Alittlepieceofme dice:

    Así es, todos pasamos por momentos en que el mundo se nos hace cuesta arriba, no entendemos el motivo, nos cerramos…y parece un pozo hondo del que no podemos salir. Y no pasa nada por reconocerlo y pedir ayuda si fuera el caso. Por suerte hace mucho que no me veo en una de esas y toco madera para que siga así,bss!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *