El inicio de un nuevo caminar

«La única manera de caminar para ejercicio de la libertad es caminar dentro de ella».
Clara Campoamor

Estás ahí, al filo de lo que parece un precipicio. Es el momento de empezar a caminar con propósito, sujetándote a las verdaderas razones que te empujan a vivir.

Puede que ya no tenga sentido cubrirse con los viejos ropajes de las expectativas culturales o de tu propio ego. Porque ahora es preciso descubrir tus posibilidades, esas que la desidia de la rutina habían adormecido en ti. 

Es tiempo de despertar, de recordar tu esencia, de atreverte a mirar más allá de los límites con los que te habías confundido. Así que, sumérgete en tu integridad, esa que permite reconocerte con todas tus partes, sin caer preso de la dualidad

No te quedes dormido

Ya está bien de medio vivir, de culpar a otros y de no asumir la responsabilidad de tu creación. Puede que para algunos no seas más que un loco al que no han conseguido domesticar. Pero ni se te ocurra darte por vencido ante la presión de los que temen a quienes se sienten libres. Sobre todo no caigas en el juego de la estupidez de las personas que se niegan a tomar las riendas de sus vidas. 

Reconócete libre para transitar nuevos senderos, para abrir las puertas de lo nuevo, aunque para ello le tengas que dar la mano suavemente a tus miedos. Y asume, que hagas lo que hagas, siempre habrá quienes se atrevan a juzgar tus pasos para no tener que emprender su propio camino. 

Tus acciones van a ser juzgadas por quienes se sienten incapaces de reconocer su ignorancia. Clic para tuitear

Ya sabes que siempre habrá quienes prefieran fijarse en lo que haces y te critiquen, para no reconocer sus limitaciones. Y cerrarán los ojos, aunque agonicen en las aguas movedizas por el pánico a verse en el espejo. Su ego hará que se cubran con la falsa seguridad de la cobardía de un papel inventado, que confunden con su propia piel.

Despierta el loco que hay en ti

Pero tú, ser libre que has decidido enfrentarte al vacío y asumir tus potenciales personales, deja las excusas a un lado y camina. Date permiso para soñar, para no quedarte atrapado en el abismo del laberinto de la indecisión.

Puede que haya llegado el momento de iniciar un camino distinto, de que inicies la aventura de tu propio descubrimiento personal. Hace ya tiempo que dejó de tener sentido el esperar a mañana y de seguir postergando. Porque si algo has aprendido estos días es que precisamente ya no vale esperar a mañana para vivir tu vida. 

Deja ya de postergar, de reprimir tus deseos, porque ya has podido darte cuenta de esa eterna compañera que siempre está a tu lado…

Aprende de tus errores, haz que la risa sea tu compañera. Ve ligero de equipaje y suelta el lastre de los patrones heredados de tus ancestros. Seguramente estés en un momento de tu presente en el que ya no quieres seguir caminando sin rumbo, en el que sientes que deseas unir los pedazos dispersos de tu ser. 

Reconoce la capacidad creadora que posees y que no esperes que nadie haga lo que tú no eres capaz de hacer por ti. Clic para tuitear

Ejercicio para iniciar tu nuevo caminar

Abandona los viejos patrones del victimismo y la culpabilidad, con los que te excusabas para no asumir tu capacidad creadora. Reconoce tu propósito con la alegría y vitalidad de ese loco aventurero que sigue anidando en ti. Pero hazlo desde la responsabilidad de quien ha decidido ser un trovador que escucha su alma y que se expresa en libertad. 

A partir de ahora, en aquellos momentos en los que te sientas confundido, apático o sin ganas, asume tu responsabilidad. Y repite constantemente, hasta que llegues a sentir como tuya la siguiente frase: «Soy responsable de mi vida»

Conecta con la energía de quien es capaz de no sentirse culpable al decir que no, de quien se atreve a aventurarse y prepárate para tomar las riendas de tu vida.



Te invito a que emprendas el Camino del héroe, a que pongas luz donde creías que anidaban las sombras. Para ello te propongo que abandones esa tendencia tan desgastada de culpabilizar a los demás de tus desgracias. 

¡Comparte esta entrada!

4 Comments

  1. Totalmente de acuerdo con tu post. Tenemos que salir de nuestra zona de confort. Normalmente nos refugiamos en ella por comodidad. Preferimos ser víctimas o cobardes para no emprender el camino que realmente queremos. Yo estoy justo en el punto en el que empiezo a salir de mi zona de confort. Es verdad que cuando recibes apoyo exterior es mucho más llevadero este proceso.

    • Salir de nuestra zona de confort no siempre es fácil, porque o sino supongo que no se llamaría de esa forma. Es más, yo creo que sólo hay que salir de ella cuando estamos convencidos porque tomamos consciencia de la responsabilidad que poseemos como creadores de nuestras vidas. Gracias por tu comentario y un abrazo.

  2. Mi meta, tu salud. Carolina dice:

    ¡Hola!
    La verdad es que es un post que quieras o no, te invita a reflexionar des de la primera línea.
    Obvio que todo el mundo tiene una vida diferente, unos patrones diferentes y como no unos objetivos, pero lo que sí tengo claro que todos, absolutamente todos tenemos esa responsabilidad de hacer que nuestra vida sea lo que nosotros queramos y no lo que nos dictaminen des del exterior e incluso, nuestros propios miedos. Porque ya se sabe, si les damos demasiado poder, nos volvemos títeres y al final somos presos de ellos.
    Así que no busquemos excusas y simplemente hagámoslo, disfrutemos de esa libertad o en su defecto, luchemos por ella, y sobre todo, responsabilzemonos de nuestros actos. Que no pasa nada por caerse, es más, a veces es necesario, lo que no deberíamos permitir es quedarnos estancados.
    Besotes

    • Claro que si, vamos a dejarnos de excusas y sobre todo vamos a darnos permiso para disfrutar de la libertad que poseemos para tomar las riendas de nuestra vidas. Gracias Carolina por tu comentario y un abrazote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *