Las exigencias del ego

“Tu ego se puede convertir en un obstáculo para tu trabajo. Si comienzas creyendo en tu grandeza, es la muerte de tu creatividad” .

Marina Abramovic

Tranquila mi vida,
descansa en los algodones de azúcar
que cubren la piel de mis brazos.
Esos que te mecen reposadamente,
al ritmo de las gotas de lluvia,
del palpitar de nuestros abrazos.

Tranquila mi vida,
que el monstruo de tus pesadillas
ha traspasado los muros del viento.
Y ha comenzado un viaje infinito,
de los diminutos segundos de piedra,
por el sendero del futuro incierto.

Tranquila mi vida,
ya sabes que todo pasa,
que lo que ayer parecía eterno
no ha sido más que un mal sueño,
de esos que parecen verdad,
de esos que a veces tenemos.

Porque hay días en los que te engañas,
cubriéndote del velo de la exigencia,
olvidándote de quien realmente eres.
Y te machacas, una y mil veces
escuchando la voz de tu ego
que se convierte en el dios de tu mente.

Así que tranquila mi vida,
date permiso para ser tú
y deja ya de confundirte.

Comienza ahora a pintar tu lienzo,
decidiendo los colores y formas
con los que crear tus momentos,
y entierra los debería, al menos hoy,
esos que te asfixian tanto,
esos que no te dejan ser quien eres,
esos que se lleva el viento.

 



Te invito a que sueñes, a que no te dejes adormecer en los brazos de ese miedo inhumano que no te deja ser quien eres. Hoy precisamente date permiso para respirar y luego ya verás como todo cambia.  

 

 

¡Comparte esta entrada!

14 Comments

  1. Valentina dice:

    Hola, que lindo me encantó y es algo que necesitaba escuchar, en este caso leer. Es cierto todos necesitamos un respiro en algún momento y dejar de exigirnos tanto, muy liberador tu relato 🙂

    • Un placer Valentina que hayas disfrutado con mi poema y sobre todo que te haya resultado liberador. Precisamente cuando conseguimos ser consciente del papel al que nos aferramos y de cómo podemos aprender a ser libres de nuestras propias expectativas, es cuando nos adentramos en nuestra verdad para respirar, tal y como tú misma dices. Muchas gracias por tu reflexión.

  2. Hola! Me ha gustado mucho el texto, sin duda está cargado de razón ya que cuando nos exigimos muchísimo a nosotros mismos corremos el riesgo de olvidamos de ser quien somos, incluso nos olvidamos de soñar y de vivir el día a día para disfrutar del presente, porque como bien cita la frase nuestro ego puede ser un obstáculo para nuestro trabajo. Me ha gustado mucho. Un saludo.

    • Pues sí, estoy contigo en que aferrarnos a nuestro propio ego hasta el extremo de confundirnos para no saber quienes somos, es producto en muchas ocasiones de nuestras propias exigencias. La clave es darnos permisos para soñar, para vivir y como tú muy bien expresas «para disfrutar del presente».
      Un placer que te haya gustado mi poema y muchas gracias por tu hermoso comentario. Un abrazote

  3. eva dice:

    Hola,

    primero de todo muchísimas gracias por el texto. La verdad es que tiene mucha razón. Debemos siempre ser nosotros mismos sin olvidarnos de los sueños que tenemos e intentar cumplirlos. Debemos de disfrutar el presente, porque no sabemos que nos deparará el futuro.

    un besote

    • Gracias a ti Eva por haberlo leído y comentado. Para mí es un placer que te invite a disfrutar el presente y sobre todo a que tengas presente de la importancia de ser nosotras mismas y de hacer realidad nuestros sueños. Gracias por participar. Un abrazo

  4. Paula Alittlepieceofme dice:

    Hace poco leí otro texto en el que decía que éramos nuestro propio fantasma, puesto que somos nuestro árbitro, nos exigimos más de la cuenta y no porque lo pidan otros, sino por el mejorar continuo…Y así muchas veces no se disfrutan las cosas…bss!

    • Cierto Paula, las exigencias nos sabotean en muchas ocasiones la capacidad de disfrutar el momento presente. A veces nos perdemos en unas exigencias que no nos llevan mas que al bloqueo y a no darnos permiso para ser quienes somos en realidad, es por ello que para mí es importantísimo siempre tener presente nuestros sueños y darnos permiso para alcanzarlos. Gracias por tu participación.

  5. Rebecaml dice:

    Me ha gustado este poema y coincido en que actuar desde nuestro ego no augura nada bueno, sin importar la posición en la que nos encontremos lo mejor es conducirse con humildad.

    • ¡Qué gran palabra la Humildad! Desde luego es algo que se suele quedar a un lado, parece que estamos día a día aferrados a un ego que nos hace estar separado de los demás y en la más dura de las competencias. Desde ahí la soberbia suele ser nuestra compañera de camino, así que todo lo que sea viajar más ligeros de equipaje sin duda será algo estupendo. Muchas gracias por tu reflexión.

  6. Olalla dice:

    He descubierto tu blog. Me ha encantado este texto, la verdad es que experimento mucho lo de subirme en el automatismo y no darme tiempo para respirar y pensar que todo estará bien, y dejar un poco de lado los miedos. ¡Gracias por recordárnoslo!

    • Gracias a ti por tomar conciencia. La verdad es que es cómodo subirnos en ese automatismo del que hablas, pero después resulta que nos sentimos que no podemos respirar porque nos olvidamos de ser quienes somos. Así que adelante porque la clave para mí está es darnos permiso para ser quienes somos y de ejercer nuestra libertad para soñar y para hacer realidad nuestros sueños. Un abrazote.

  7. Algo especial dice:

    Hay que tener cuidado con el ego, pero sobre todo con tener demasido porque nos olvidamos de nosotros mismos.
    A parte que somos los que más nos exigimos y nos damos esa presión, que lo empodera. De vez en cuando hay que liberarse.

    • Estoy contigo en que a medida que prestamos más atención a nuestro ego y nos identificamos más con ese papel con el que nos confundimos, no hacemos más que darle más poder y olvidarnos más de nosotros. Totalmente de acuerdo con tu comentario. Muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *